MALAHA (Granada)

MALAHA: CARTA ABIERTA A D. JESUS FLORES THIES....

CARTA ABIERTA A D. JESUS FLORES THIES.

Sr. Flores, he leido atentamente su carta abierta al presidente del Gobierno de España, seguramente él no la leerá, tal y como usted presupone, pero sí la estamos leyendo muchos españoles de aquí y allá. Para cada uno de los lectores les sujerirá una opinión. Yo tengo la mía, y se la voy a exponer, lo más sucinta posible, sin ánimo de sentar cátedra y con toda modestia.
Verá, España tiene algo más de 40 millones de españoles en la actualidad, sin duda, Ud. debe ser uno de los muchos que no le votaron (a Zapatero) ni le votarán nunca jamás; yo tampoco le voté y seguramente nunca lo haré, pero tengo que decirle que mi grado de decepción es mucho menor que el suyo; sacó a los soldados españoles de una guerra indigna (Irak), ha subido las pensiones y los servicios sociales en una progresión como antes otro presidente no lo había hecho. Políticos indeseables, aberración moral, siempre lo ha habido, antes y ahora; porque la condición humana es así de variada. Separatistas también los hay y los ha habido, pero eso corresponde a la opinión personal de cada uno, que no se elimina ni con carcel, ni con fusilamientos sumarísimos. La libertad de pensamiento es sagrada y se debe respetar, para que puedan respetar también la suya y la mía.
No, Sr. Flores, la Guerra Civil, no fue una liberación, salvo para una parte de España y de españoles, los que no creían en la democracia. Fue precisamente lo que indica, guerra civil, y fue provocada por un golpe de estado propiciado por unos militares constituidos en clase o estamente cerrado a los que no se podía ni tocar desde hacía tiempo, y al que la República, a través de sus representantes políticos legítimamente elegidos, trató de disminuir y acomodar en número y personas adecuadas, según su percepción. Eso exacerbó sus ánimos en contra del gobierno; todo ello unido a un grupo ideológicamente alineado con el naciente fascismo, que luego tuvo esa gran trascendencia en el mundo entero a través de la segunda guerra mundial, que tantos muertos y sufrimientos ocasionó al mundo entero, sobretodo a Europa. Pues bien, como decía, el golpe de estado fracasó y dio lugar a una división de España en dos partes, que lucharon durante tres años hasta que una ganó a la otra. Durante y después de esta guerra se cometieron innumerables barbaridades, por uno y otro bando, pero como fue Franco el vencedor, su represión duró tanto, como duraron pensamientos contrarios al suyo. Usted hace referencia a comentarios de prensa de Inglaterra, de la época; sin duda habría comentarios de todos los gustos, no habría más que mirar periódicos de otro signo político para leer otras cosas. Pero lo cierto es que tanto Gran Bretaña como Francia, se portaron, no como paises neutrales, al uso, sino como paises débiles y pusilámines con los nacientes regímenes fascistas que surgieron en Europa; luego pagarán las consecuancias con la guerra mundial que ellas sufrieron particularmente. Sí, durante ese periodo de guerra (la civil), e incluso antes, se quemaron muchos edificios, documentos, etc., de carácter histórico, de un valor inmenso. También después de la guerra se hicieron atrocidades históricas; en Málaga, por ejemplo, se construyó una biblioteca encima de unas ruinas de un Teatro Romano y de restos de más de 3000 años. Tanto unas cosas como otras se atribuyen, no a sentimientos ideológicos como pareciera sino a una profunda incultura por parte de los que lo hicieron y quienes lo permitieron. Con el traje de ideología se ocultó incultura y barbarie, tan extendida en la España de esos años.
Cuando hable de dar zonas territoriales a paises extranjeros para su uso exclusivo, por parte de la República; no olvide que Franco, en los años 50, ofreció y dio a USA varias bases militares en territorio español a cambio de reconocimiento internacional de su régimen al que nadie, salvo Argentina, hasta ese momento había reconocido como legalmente constituido.
Sr. Flores, hasta lo que yo sé, hay tres clases de democracia: democracia socialista, democracia orgánica y democracia burguesa. De la primera no se puede hablar porque nunca la hemos vivido en este país; la democracia orgánica, la que inauguró Franco en su régimen, convirtió a cada pueblo y cada ciudad española en un pequeño o gran cuartel en donde o se marchaba a un mismo paso o se pasaba peor que mal; y finalmente, la democracia burguesa, que es la que estamos viviendo y la que nos permite que Ud. y yo, y todo el que quiera pueda escribir lo que considere sin más limitación que la impuesta por la Ley, a la que todos estamos supeditados.
Quisiera terminar aconsejándole, si me lo permite, que ahora que su jubilación se lo permite, lea Ud. la historia de España, hay autores muy reconocidos e independientes que dan un conocimiento muy objetivo de la realidad de este país, España, a través de su ámplia y estirada Historia.
Reciba un afectuoso saludo, y aprovecho la oportunidad para desearle unas Felices Fiestas.

Un cabo 1º que lo fue de artilleria en su época de servicio militar obligatorio. (Y a mucha honra). E. G.