RODALQUILAR (Almería)

RODALQUILAR: Todo a la vez, te quieres convertir en el niño que...

Tiempo para el recuerdo: Falta poco para entrar en tiempo de NAVIDAD, recuerdo que era necesario recopilar mucha leña, sobre
todo palmizones el tronco del palmito para que la lumbre durara mas, todos los dias despues de su jornada en la mina tenian
que llevar un haz de leña para la casa, cuanto mas mejor ¿porque? eran tiempos de matanza importantisimo para la familia
para amasar el pan, el pan de aceite, las tortas de chicharrones, las de manteca, se gastaba mucha leña en el horno.
La casa que tenia matanza y pan olia a gloria, las cañas colgadas del techo llenas de morcillas, longanizas, mantas de tocino y el perrillo relleno de blanquillo (alguien del foro recuerda lo que es el perrillo relleno, y la ciega de morcilla)
en fin se me hace la boca agua recordando tiempos pasados, se me saltan las lagrimas pensando en los que se fueron y que nos
hicieron tan felices y de pensar que por la edad estamos cerca de reunirnos con ellos, deseando que sea lo mas tarde posible
en esto solo puedo decir "ESTAMOS EN MANOS DE DIOS".
un saludo de paz para todos, manuel montoya vicente

Manuel, recuerdo perfectamente los haces de leña que traía mi padre, y como bien dices, cogidos después de su turno de trabajo, los cargaba en el camión de la mina y para casa, se acercaba la matanza!. El perrillo me encantaba incluso me comía aquella piel recia que tenía, también me gustaba mucho la butifarra de blanquillo, (oreja, morros) y en un rincón de la casa las mantas de tocino enterradas en sal "gorda" junto al jamón o jamones en sal y con una ancha madera encima y sobre ésta un montón de piedras pesadas, longanizas y lomo frito en las tinajas etc. Cierto es que todo el año nos acordamos de aquellos que se desvelaron por nosotros, pero cuando se acercan las fiestas navideñas los recordamos de una manera especial, como especial eran para nosotros, niños en aquella época, estas entrañables y a la vez tristes fiestas. Deduzco por tu escrito, que debías ser muy joven cuando trabajaste en la mina y no muchos años, seguramente llegaste a conocer a mi padre Manuel Pérez (Apolinar) su trabajo, maquinista en las máquinas paleras cargando los camiones. Un cordial saludo.

Ramón contesto a su mensaje: yo nunca trabajé en la mina, toda mi familia si abuelo, tios, primos, yo solo pasaba de zagal
temporadas en la Hortichuela en casa de mis abuelos y tias, le hablo de muchos años atras 1947-53 aproximadamente, tiempos
de mucha hambruna.
Mi familia no tenia la suerte del camión para transportar la leña era con un ramal de esparto y a lomos de sus espaldas,
no solo fue leña, tambien esparto, collo del parmito, para la casa una piedra, el esparto recuerdo que lo tenian un tiempo
X dias posible 40 en la balsa luego los manojos los maceaban en la majaera para trabajarlos, mi abuelo se hacia sus propias
esparteñas. No se si estas historias de recuerdo del pasado interesan o no me lo comunican para dejarlo, a mi me encanta
recordar porque fue nuestra vida nos duela o no.
Sobre la matanza le digo, en nuestra casa no se dejaban los jamones porque si se perdian eran muchos kilos perdidos, en nuestra tierra como usted sabe el calor y la humedad son malos, se troceaban para freirlos y en las tinajas en aceite o
manteca estaban seguros, el perrillo era el estomago se podia comer todo una vez seco.
El dia de la matanza mi abuela hacia fritada o como se decia por alli enfritada con las asaduras, pimientos y patatas en
cascos gordos con azafrán, en el pilar se limpiaban las tripas, ¿usted sabe lo que era el testamento para una matanza?
un poco antes se venia a Almeria a comprarlo, muy importante que fueran buenas especias de ello dependia los sabores y
la conservación.
Bien no les canso mas, otro dia si no les causo molestias contaremos mas historias.
Un cordial saludo, manuel montoya

Esta cuarentena que estamos viviendo te hace darle muchas vueltas a la cabeza y recordar cosas que pasaron hace muchos años o quizás sea que cuando te haces mayor te vuelves niño. recuerdo un día que creo que fue por el Corpus a unos señores que iban con traje y me preguntaron que si en el camino de la Isleta había un Peñón grande. les dije el Peñón de la entrevista y se fueron recuerdo que llevaban una maleta. Al día siguiente fui a visitar a mi tía a la Isleta y habían excavado al lado del Peñón de la entrevista y en unas palmeras y había bastante cerámica rota. no se si llevaron algo o fue que alguien rompió esas tinajas de cerámica. lo raro fueron aquellos hombres que preguntaron por el Peñón de la entrevista. Bueno quizás de esta historia alguien sabe algo más. y nos puede contar algo más saludos desde Rodalquilar

Todo a la vez, te quieres convertir en el niño que fuiste, al ser viejos o mayores te vienen a la memoria tus vivencias
y al tener lucidez y antes de perderla quieres recordarlas todas a la vez.
No es solo por la maldita cuarentena que al estar tantas horas y dias en la casa te sirve de expansión pero si de recordatorio
de todo lo que vivimos, es tambien para refrescar la memoria.
Todo nuestro patrimonio fue esquilmado, robado, destruido, mientras nosotros ni le hicimos el menor caso, sin apreciar los tesoros
que escondiamos, yo recuerdo que mi familia hablaba de coches en el castillo de los tollos y llevarse todo lo que tenía hasta azulejos
hay que pensar que hubo un tiempo en que estaban intactos hasta que los desguazaron y se llevaron las piedras, alfinal lo usaron
de sestero, asi somos o semos.
Recuerdo que hablaban del tesoro del Campillo escondido en las palmeras, así que no me extraña que aquellos hombres que le preguntaron
supieran donde iban y lo que buscaban y dejaran tirado lo que no podian llevarse.
Si alguien sabe algo tiene que estar documentado, de lo contrario seran poquisimos los que puedan contar algo los nietos estamos
en los 80 años asi que quien puede quedar ninguno para contar alguna historia.
Saludos desde Almeria
Manuel Montoya