Pueblos de España


Mensajes de HARO (La Rioja) enviados por Hito de La Peña Amaya:

HISTORIA. Oscuro y hasta indispensable aparece el origen de esta pobl.; pues ni cabe tomarse en cuenta la opinión de los que lo atribuyen a Fernán Laínez, hijo primogénito del soñado Laín Calvo; ni era antes el cast. de Bilibio del que se tiene mención coetánea; ni fué poblada y denominada en 1168 por D. Lope Díaz de Haro, como es opinión de algunos. Hay documentos irrefragables de que por el contrario estos señores de Vizcaya se honraron con unir á su apellido el nombre de esta pobl. la que vino a su señorío, en el año 1185, por merced del rey D. Alonso de Castilla. Consta por la escritura de arras de la reina de Pamplona Doña Estefanía, del 28 de mayo del año 1040, en la que se dice expresamente que el rey D. Garcia VI, o el de Nájera, la dona Bilibio cuín Faro et cum sua pertinentia, que siglo y medio antes del año 1168, época de la supuesta fundación, ya existía esta v. siendo distinta de Bilibio. El M. Risco, citando a Sandoval, refiere una donación del rey D. Sancho de Peñalen, correspondiente al año de 1072, por la que dio al monast. del Salvador de Leire la v. de Tondon, que dice estaba sit. á la ribera del Ebro, entre Briñas y Faro: y añade el M. Risco. «Por otra parte el mismo Sandoval dice, que la primera noticia que vio de Haro es del año de 1116, en que se hacían cruda guerra el rey D. Alonso de Aragón, llamado el Batallador, y D. Diego López de Haro, señor de Vizcaya, y el rey testifica que estaba en un cast. nuevo ante Farum., que es Haro en la Rioja». Por algunos documentos de donaciones hechas a la igl. de Santo Domingo de la Calzada por D. Alonso I de Aragón, llamado el Batallador, en los años 1125, estando en Haro, se ve claramente que esta v. existió muchos años antes que los señores de Vizcaya tomasen el apellido de Haro, el que acaso unieron al suyo de resultas de las brillantes acciones militares, que a favor de los reyes de Castilla, sostuvo en la v. de Haro y sus cercanías, D. Diego López de Haro, contra el valiente rey de Aragón D. Alonso. Llorente dice que el rey D. Alonso VI la dono á D. Diego López de Haro, hijo del conde D. López Iñiguez y de la condesa Doña Tecla Díaz su mujer, cuyo señorío dio su origen al apellido de Haro con que se distinguió desde su tiempo la casa de los señores de Vizcaya. Sirvió después a la reina Doña Urraca de Castilla, hija de su favorecedor D. Alonso VI contra el rey D. Alonso de Aragón llamado el Batallador, a quien en 22 de enero del año 1117, hizo guerra desde la v. de Haro. Los singulares favores que la v. debería a los señores de Vizcaya, por cuya mediación acaso el rey D. Alonso el Noble, VIII de Castilla, dio el fuero a la v. de Haro, en 15 de mayo del año de 1187, en unión con la reina Doña Leonor, darían causa para que se llamasen sus fundadores los López de Haro. Entre otras gracias que el rey D. Alonso VIII hacía en el fuero a esta v., era una la cesión a los pobladores de todas las heredades pertenecientes al rey en término de Faro y Bilibio. En Haro se celebraron cortes. En 6 de agosto del año 1358 se celebró una junta de los pueblos principales próximos, con el objeto de unirse y auxiliarse contra los malhechores o poderosos: en ella formaron ordenanzas. Aunque como se ha manifestado, Haro existía ya en el siglo X, es ciertamente notable que, gozando de tan bella situación, fértil suelo y abundancia de aguas, no hubiese tenido antiguamente mayor nombradía; y posible que sus hab. fortificados en el cast. de Bilibio, que está 1/2 leg. al Norte, no le abandonaron enteramente, hasta que fueron cediendo los peligros que en los siglos VIII y IX habia con los árabes: y en los posteriores con los reyes de Navarra. Ya entonces existía Faro; pero sería un pueblo pequeño. En las guerras de D. Pedro con sus hermanos, entrando D. Enrique y D. Tello con gran furia por la Rioja, ganaron la v. de Haro, y la c. de Nágera; pero, derrotados por el rey D. Pedro a la vista de Nájera, tuvieron que abandonar sus conquistas. Apoderado D. Enrique del trono, que con la vida quitó a su hermano D. Pedro, donó la v. de Haro á D. Sancho, de quien vino a su hija Doña Leonor. Esta donación fué confirmada por D. Juan I en el año 1379. Doña Leonor casó con el infante D. Fernando, que fué elegido rey de Aragón; de estos vino a D. Juan rey de Navarra y después de Aragón. D. Juan II. de Castilla dio el señorío de la v. de Haro con título de conde á D. Pedro Fernández de Velasco, año 1430; sin embargo de que el mismo rey habia ofrecido no enajenarla en escritura, fecha en el pueblo de Casas de Santibañez, á 26 de agosto de 1429. Este conde casó con Doña Beatriz Manrique, hija de D. Pedro Manrique y Doña Leonor de Castilla de cuya unión fué hijo D. Pedro Fernández de Velasco 2.º conde de Haro, quien casó con Doña Mencia de Mendoza hija de D. Iñigo de Mendoza y de su mujer Doña Catalina Suarez de Figueroa. De esta unión fué el primogénito D. Bernardino tercer conde de Haro y primer duque de Frías, con cuyo ducado permanece unido el condado de Haro y los demás estados de esta casa. En la guerra de la Independencia, o de 1808, en que todos los puntos del reino eran campo de batalla, los franceses tenían guarnición en Haro, y para evitar una sorpresa cercaron la v. de empalizada y paredes con troneras, y fortificaron en regla la colina de Sta. Lucia. Concluida la guerra se destruyeron aquellas obras, pero volvió a fortificarse en la guerra de sucesión de 1834, para resistir a las bandas carlistas, que algunas veces atravesaron el Ebro.
El escudo de armas de Haro ostenta un cast. entre 2 leones que lo escalan. Es patria esta pobl. de personas eminentes; entre ellas merecen citarse D. Gerónimo Velasco, ob. de Oviedo, que asistió al concilio de Trento, y murió en el año 1566; el cartujo pintor Leiva, de quien habla con elogio D. Antonio Pons en el Viaje de España; el M. Risco, de apellido Martínez, digno continuador de la España Sagrada, y autor de otras obras históricas muy doctas, y Esteban de Agreda, famoso escultor en estuco y mármol, director de la academia de San Fernando, en el año de 1835.
* Diccionario Geográfico - Estadístico - Histórico de España y sus posesiones de Ultramar, Pascual Madoz. Madrid, 1845.
Talla de Nuestra Señora de la Vega.
De la segunda mitad del siglo XIII, es una virgen sedente con el Niño sentado sobre la pierna izquierda, a quien sujeta por el hombro, vistiendo túnica y manto. Está repintada y modificada para añadirle los milagros que la caracterizan, como la granada de la mano derecha de la Madre, y las espigas de cebada de la mano izquierda del Niño. (46)