MEMBRIO (Cáceres)


Temas relacionados con "Fiesta del toro enamorado" de ámbito general:
 San Fermín y los encierros
 12 de Octubre Fiesta Nacional y desfile militar en España
 Hoy se quiere suprimir el toro de Lidia, maña el cerdo Iberico por -Españoles-
 La "pareja"
 San Valentín
Fiesta del toro enamorado en Benavente (Zamora) del 4 al 9 de Junio.
Verge Cova Santa en Abalat dels Tarongers (Valencia) del 4 al 5 de Junio.
Romería de Santa Barbara en Villanueva del Río y Minas (Sevilla) el 4 de Junio.
La fiesta del toro enmaromado tiene lugar en la localidad de Benavente (Zamora), España. Actualmente están calificadas como de interés turístico regional. Se celebran en las vísperas del corpus, siendo su duración de lunes a sábado. El "día grande" se celebra el miércoles, cuando se suelta un toro por las calles de la ciudad, atado por las astas con una maroma, a través de la cual se le va guiando.
Las fiestas duran una semana, e incluyen, como en la mayoría de la geografía española, diferentes festejos taurinos: encierros, toros del alba, corridas de toros..., actos culturales, musicales... Se consideran las fiestas más importantes de la localidad, aumentando considerablemente, durante esos días, la población de la misma.

Historia

Cuadro atribuido al pintor flamenco Jacob van Laethem del séquito de Felipe el Hermoso, titulado Corrida de toros en Benavente, en honor de Felipe el Hermoso. Realizado en 1506.
El origen del festejo del toro enmaromado se sitúa en el contexto de la festividad del Corpus Christi, de cuya celebración en la villa se tienen datos ya en el siglo XV, suponiéndose por tanto un origen religioso a la celebración. Es en la segunda mitad del siglo XVII cuando se menciona por primera vez entre los actos de la denominada función del Corpus el correr una res con una maroma o ensogada o " buey enmaromado".
Posteriormente, a mediados del siglo XVIII el festejo aparece ya con la denominación de "toro enmaromado de la víspera del Corpus", y plenamente configurado. Desde entonces se viene efectuando periódicamente y de una forma casi exclusiva en las fiestas del Corpus Christi; tan solo en contadas ocasiones, para celebrar algún acontecimiento de júbilo general, se corrió un toro enmaromado al margen de esta celebración del Corpus.
La tradición del toro enmaromado ha pasado por numerosos avatares históricos que interrumpieron la fiesta en algunos momentos. Salvo esos altibajos, se observa una continuidad en el festejo desde hace unos trescientos años.
Origen legendario
La leyenda relata como la condesa de Benavente sufrió la pérdida de un hijo en las astas de un toro de su ganadería. Mandó sacrificar la res y ordenó que se donara todos los años un ejemplar de su vacada para que, enmaromado, corriera por las calle de la villa en víspera del Corpus.