El arroyo que da lugar a la Cascada y la Casa colgada, ORBANEJA DEL CASTILLO

La Cascada de Orbaneja nace, corre, salta y muere en pocos segundos. Este torrente burgalés, surge de la cueva del Agua en Orbaneja del Castillo y nada más ver la luz, atraviesa el pueblo a toda velocidad precipitándose al Ebro en forma de cascada con 25 metros de caída. Todo esto ocurre en un recodo del cañón del Ebro, un gigantesco y serpenteante foso de 200 metros de profundidad que ha excavado el gran río en los páramos calizos del norte burgalés.