POLA DE LAVIANA (Asturias)

POLA DE LAVIANA: Acuerdome de un amigu miu que echo moza por un pueblín...

Ya toy preparando la gúadaña y la piedra de afilar. El garabatu voy dejailu a la mi muyer; porque cuando nos casamos el curo dixo aquello de: "En lo bueno y en lo malo...

De momento vamos a segar un prau y ella que vaiga faciendo los marallos bien derechinos...

Lo de segar a güadaña, ye porque soy ecologista y ta estudiao que con les maquinones matense muchos insectos y reptiles.
¿Nun ves que ahora, después de segar un prau ya nun se ollen los grillos cantar, ni apenas ves ningún esculenciu deslizase por lo segao, ni apennes ver tomar el sol a les lagartijes?

Nun notes que ahora ya nun se escucha, como antes, en los atardeceres de finales de Julio, cuando el sol se esconde, tras el Picu la Vara y el cielu empieza a mostrar estrellines, el sordo canto de la naturaleza con esi cricri coral, que nos hace adormecer en la tranquila noche veraniega?

Pues ten cuidao, que esti añu hay un monton de vibores, en el prau de mi tiu mataron una.
Pues yo alli arriba oigo los grillos, nose pa mi les noches son igual que siempre.

Ye que no utilizáis mucha maquinaria, al estar los praos algo inclinaos, supongo que salvo la motosegadora ó la desbrozadora, nun se puede utilizar maquines más potentes y hasta ye posible que los praos más cuestos tengan que segalos a güadaña, pa evitar accidentes.

Muy buenos dias a tod@s, aqui otra vez. Un dia guapo guapo espero que por ahy tambien.

Tete nosotros segamoslo todo con segadora, tan pindios nun tan los praos. Hasta los sieguen los tractores, y usamos revolveor y empacamos.

Ya lo se, fía. Hoy en día ta to mecanizao y el prau un poco complicau pa segalu; pues ahí queda. Si no utilices maquinaria, el tema de la yerba ye más que trabajoso. (ya lo ye con maquinaria).
Los tiempos aquellos que se movilizaba tol pueblu pa dir a segar ya pasaron; entre otres coses porque la xente de ahora pasa de les llabores agrícoles.

Acuerdome de un amigu miu que echo moza por un pueblín de los de la zona de Villoria. Un día de los que fué a llevar la moza a casa, el pa de la rapaza mandolu pasar y pusoi un vasín de vino y cortoi unes rodajines de chorizu, de casa...
Después de una conversación muy amena espetoi:
- ¡Oye chaval!: ¿tú sabes segar a güadaña?
El chaval que vivía en la Pola y que la güadaña no la había visto ni de lejos. Quedó como sorprendiu y, casi disculpándose dijoi:
- No, no... nun se segar a güadaña
- ¡Tranquilu!, que ya te enseñaré yo -y contesto el paisano-

La cuestión ye que el mi amigu nun volvió más por el pueblu, ni por asomu.

- ¡Güadaña... si, ho!