POLA DE LAVIANA (Asturias)

POLA DE LAVIANA: Por eses feches tenía mi pa 16 años, asi que nu taba...

Mira fía, esi soy yo, seguro que te acordaries de mi si hubieras ido al prau de la Cuaña por el añu 1961, a merendar. (¿Donde andabes por aquella?)
La cestina, donde llevávemos les barres de pan de la Panificadora que había al llau de la iglesia, una empanada casera, tortilla a esgaya y unos filetes empanaos., La fruta ya la apañabemos por los frutales de les finques de los merenderos. (cereces, ablanes, manzanes, piescos, nisos, peruyos, etc...)
La botella de gaseosa la Casera (que nun faltaba) y la botellina de vino ò de sidra que comprábemos en el bar de Botero:
- Que dijo mi pa que me des dos botelles de sidra fresquina, que la otra que llevé taba muy calentona.
Pagabes les botelles y los vasos y al devolver los vidrios, devolviate unes pesetes.

El prau de la Coaña tenía meses de merenderu, con sus bancos de madera; un poco rústico, pero muy eficaz pa organizar la merienda de eses families numeroses, donde todos ó casi todos eren gente minera.

Por eses feches tenía mi pa 16 años, asi que nu taba yo ni en proyecto jajajaj.
Respuestas ya existentes para el anterior mensaje:
Te perdiste los mejores años de la PLAYA FLUVIAL DE LA CHALANA, con sus merenderos del Prau de la Chalana y los del Prau de la Coaña y el Prau de Cristobal, situaos en ambes márgenes del río, donde se formaba la gran explanada de la Chalana, con dos piscinas artificiales que se formaben la una: cerca del Puente de la Chalana, la otra, el resto de la larga explanada, que se alargaba más de cien metros.
Los diques construiense con maderos y yeren reforzaos con regodones del propiu riu.

Baxaba el agua fresquina y transparente (aunque tragaras un sorbu, nun pasaba na - podia bebese). Había truches a esgaya; aunque hubiere gente, si buceabes, podies veles en torno a les cepes de hormigón, que aguantaben el muro.

La xente acampaba baxo los ablanos, manzanales, algún cerezu de ampliu ramaje ó al lao de les sebes, donde los matos formaben un setu natural que daba sombra igualmente.
Les meses de los merenderos yeren difíciles de acotar, pues la xente madrugaba la de dios, pa cogeles.

Paraba la Campurra xunto al puente La Chalana y desde allí bajaven un riada de persones de diferentes edades, tos contentos pa pasar el domingo en esti Paraiso.

LA PLAYA FLUVIAL DE LA CHALANA, fué pa toes les families mineres del Nalón un llugar de esparcimientu y diversión, donde se asoleyaben, respiraben aire puro, bañabense en agua fresquina y luego merendaben baxo un manzanal.

Este coses tan sencilles, que parez que nun tienen importancia, siempre les valoré como muy importantes.
Al atardecer, los guajes jugaben por los praos, les madres charlaben con les amigues y los padres, casi todos mineros, tomaben la última caciplina en los bares de Botero ó Cristobal, con los amigos y compañeros.
El sol declinaba, tras el Picu la Vara y con el soniu de los grillos, en el tiempu de la yerba ó de algún esculenciu, que con finura deslizábase por la pación... la tarde iva pasando y el día se acabó.

¿Comprendes ahora, porque recuerdo con tanta nostalgia a la Chalana?