POLA DE LAVIANA (Asturias)

POLA DE LAVIANA: En una ocasión taben los lugareños en misa; pues celebrábase...

Llevome por la mañana el mi cuñau Federico a la revisión médica de ojo operau y, mientras tanto divemos hablando de los temas que nos ocupen estos dies en la Pola:

En un dia gris y lluviosu; de esa lluvia fina que paez que no moja, pero empapa que los de Santander llamen "calabobos" y aquí en Asturies llamámoslo ORBAYU.
Diz Federico: - Llamome anoche Irineo pa que los vaya a ayudar a la yerba; porque querien empacar hoy con la máquina y, no se, con esti día tan gris y lluviosu, si se nos arreglará.
Ayer tuvieron segando hasta les nueve y como nun abocane, y salga el sol va a j... la hierba.

- Oye Fede- dije yo- ¿Que tuvisti la semana pasá allí, ayudándolos?

- No, la semana pasá no, la anterior, que fizo buen tiempu.

- Tendrá algo de maquinaría, eh?
- Sii ho. Hoy en día la guadaña sólo la utilicen los vieyos. Tien segadora y desbrozadora y cuando ta prepará la hierva, ya sequina, y colocá en marallos,; llama al chaval de la empacadora y empáca la hierba en paques; que después guarda en la tená, ó en algún almacén apropiau.

Y siempre hay algún tractorín con remolque que se encarga del transporte de la hierba. El carru vaques ya quedó pal museo de Asturies.

Miro al cielu y veolu gris claru; nun parez que sea de tormenta, sino, mas bien de una nube de verano, que según vien se va.
A ver si por la tarde escampla y tienen suerte Irineo y Marisa de arreglase con la yerba.

Pues en la Pola que se despidan del buen tiempu hasta el lunes o el martes, porque esti fin de semana son les fiestes de Les Campes y siempre llueve, aunque voy cruzar yo la frontera esti fin de semana pa alla e igual fae sol, porque cada vez que vamos pa alla fae sol, llevolu yo de aqui jeje.

En una ocasión taben los lugareños en misa; pues celebrábase la patrona local y en estes feches del Verano, taba la yerba secando en los praos; cuando empezó a oscurecer y el tiempu parecía que tenía mala pinta.
Dicen, que el cura, viendo la preocupación en la cara de los feligreses, dijoyos:
"Queridos hermanos, podeis ir a recoger la hiera; pues viene una tormenta: DIOS PUEDE ESPERAR, PERO LA HIERBA NO."

Marcharon todos pa los praos, recogieron la hierba a tiempu, antes de que lloviera, y, poco a poco, fueron regresando a la iglesia. Cuando habien vuelto todos de les labores, el cura prosiguió la misa.
Respuestas ya existentes para el anterior mensaje:
Acuerdome ahora de Samuelín, que yera de Tolivia. Los últimos años vivió en Gijón, con una hermana.
Siempre fué muy cantarín y gustabai la copla y les mejicanaes.
Una de les últimes veces que tuvimos hablando, (Aquí en Gijón) fué preisamente de la Romería de les Campes, a la cual él no solía falt5ar en ninguna ocasión.

Esa sonrisa amplia, con una cara de hombre bueno, flequillo arroxiau, hombros fornidos y de una estatura regular. Entraba cantando en el bar con esa voz fuerte que tenía. Se hizo amigo enseguida de todos los compañeros y amigos.
- Samuelín - y decía yo- nun cantes, hombre que metes muchu ruidu.
- ¿Que pasa, que canto mal, ho?
- Nome no, si tu vales pa dir a un concurso de la tele; pero aquí nun se pue cantar.
- Bueno..., la última
Y entonaba una mejicanada a todo trapu, escuchandolu, toa la parroquia y los que pasaben por la plaza tambien.
ALLÁ DONDE ESTES SAMUEL TE RECORDARE SIEMPRE
pero a que dios no los ayudo a recoger la hierba eh, taba esperandolos en la iglesia jajjaa.