POLA DE LAVIANA (Asturias)

paisaje
Foto enviada por julian robles
Se asomó tempranín el sol, tras les peñes de Peñamayor, saludando a los noctámbulos y a los más madrugadores del día de Navidad.
El paseo de la Avenida ya tien arbolinos nuevos (plantaronlos hay poco); el pavimento de losas nuevas ya está casi acabau. El quiosco de la música espera en su nueva ubición ser ocupado por la Banda Municipal de Música de Laviana... esperamos pronto sus melodías.
El "paseo del colesterol" nos lleva en un agradable recorrido hasta las praderas de la Coaña, cerca del Puente de la Chalana, donde tres caballos negros pacen tranquilamente.
De cuando en cuando te encuentras con vecinos y conocidos que te invitan a la conversación y el recuerdo.
El río Nalón baja con un caudal bastante curiosín; tal vez esta Primavera nos podamos encontrar con una repoblación de truchas abundante y efectiva... ¡esperemos!
El frescor de la mañana y esi ratín que estuve parau charlando, parez que me enfriaron un poquitín y... está apeteciendome dir a tomar un caldín y un blanco a Casa Labra.
¡Ta luego ho...1
¡Oye!, si... a ti que tas leyendo esti escritu:
¿La nevá del viernes al domingo del otru día fué curiosina, pero nun te paez que exageren, estos del tiempu?
Tengo yo vistes nevaes de mediu metro en el centro la Pola.
feliz navidad a tod@s!
Estoy de acuerdo con lo de que otros tiempos eran... al menos diferentes... ya no vamos a entrar si en mejor o peor... de todas formas mi padre siempre nos a recordado que en estas fiestas allí en la Pola (Fontoria) erais una gran familia y todo esto se ha perdido...
Supongo que hay cosas que es imposible olvidar pero hay que quedarse con lo bueno, que al menos las vivisteis.
Un abrazo a todos...
¡Oye!, si... a ti que tas leyendo esti escritu:
¿La nevá del viernes al domingo del otru día fué curiosina, pero nun te paez que exageren, estos del tiempu?
Tengo yo vistes nevaes de mediu metro en el centro la Pola.
En una ocasión estaba un aldeanu contemplando estes montañes, así como absortu. Entos paró un coche, alla arriba, junto al puente de la Chalana y bajaronse unos madrileños.
Al observar al paisano tan ensimismado le preguntaron, que si alguna finca de esas eran suyas. El sin dudarlo ni un instante dijo señalando del centro a la izquierda:
- De qui pa allá son de mi má.
Después señalando del centro pa la derecha dijo:
- Y de acá pallá son de mi pa.
No dijo más. Su mirada seguí contemplativa a les "sus finques"
Los madrileños, subieron al coche y arrancaron.