POLA DE LAVIANA (Asturias)

Pilar del puente con riada
Foto enviada por julian robles
El Nalón siempre ha sido un río con mucho caráter y personalidad: Pueden atrincherarlo entre un dique de hormigón y la montaña, ó ponerle impresionantes escolleras de grandes rocas, escalonar su cauce, a modo de lanchas de agua planas y rectilíneas que, llegado el Invierno, recuperará su cauce y marcará su rumbo, a su libre albedrío.

Recuerdo con cierta añoranza el nombre de los Pozos de nuestro río.

EL POZU DE LOS ENAMORAOS.- A unos cincuenta metros del Puente de la Chalana, rio arriba, por la orilla derecha.
Era un pequeño remanso de agua, poco profundo y apto para aprender a nadar. (ahí aprendí a nadar yo "estilo perro"; osea pateando con los brazos y las piernas; ya de chaval apprendí otros estilos.)

EL POZU DE LA CHALANA.- Bajo el primer pilar del famoso puente se formaba (en la orilla derecha) un pozo de unos tres o cuatro metros de profundidad. En los veranos se construía un dique de piedras y tablones, creando una fabulosa piscina natural de agua corriente.
Los más valientes de los chavales se lanzaban desde la barandilla del puente al agua (esta práctica resultaba bastante arriesgada; pues el máximo de profundidad solo afectaba a una pequeña zona, muy proxima a la base del pilar.)

Explanada abajo, cerca de los merenderos del Prau de la Cuaña y El Prau de Cristobal, se construía en Verano otro dique de tablones y piedras (regodones), creando así una segunda piscina natural de más de cien metros de larga.
Al final de esta explanada, por la parte izquierda del río, rinde tributo, como afluente el río de Villoria, formándose una isla natural, de abundante vegetación, formando una curva, al final de la misma nos encontrábamos con:
EL POZU DE LOS CURAS.- La afloración de una roca pizarrosa, a modo de llábana, que se adentraba hasta la mitad del río, desde los pies del monte de Canzana, retenía el agua, que formaba un estanque sereno y seguro para el baño; no era muy profundo.
Aguas abajo, se formaba un rabión, dada la inclinación del cauce y pegaba a los pies de una gran roca, era el famoso

POZU DE LOS XERONES.- No eras un pozu muy grande; pero yo lo consideré siempre el más interesante, y me explico: Una gran roca de hasta dos metros de altura invadía el cauce, desde la orilla izda del río. El agua que bajaba con fuerza formaba una corriente circular, al pegar con la roca.
Nos tirábamos de cabeza desde lo alto de la roca, buceábamos hasta el fondo y bajábamos por la parte izda, después subíamos sin esfuerzo por la parte derecha del cauce, empujados por la misma corriente.

EL POZU LA TEJA.- Antes de llegar al pueblu de Les Linariegues había un pocín, no muy profundo; pero si muy cómodo para el baño. Los pescadores lo preferían para pescar (había buenas truchas).

EL POZU EL SUTU. Bajo el Puente El Sutu, había una piedrona, que sobresalía, ampliamente. Entre esta peñona y el pilar central del mismo se formaba una lancha de agua preciosa: tranquila y con una profundidad bastante curiosa. Los años que había agua bastante, algunos valientes se tiraban desde la pasarela del puente.

*Como todos sabéis, la derecha ó izquierda de un río se mira según el sentido descendente de la corriente.