POLA DE ALLANDE (Asturias)

POLA DE ALLANDE: Iba de camino a santiago cuando cerca de tineo me retorcí...

Iba de camino a santiago cuando cerca de tineo me retorcí un tobillo. Al principio no parecía que la cosa fuera grave pero al cabo de una hora me dí cuenta de que no podía posar el pie en el suelo. Antes de continuar el viaje mis amigos me acompañaron en autobúa hasta la pola para que yo me quedara allí reposando unos dias antes de volver a Gijón. Había oido que eran las fiestas del avellano y me hacía muchisima ilusión pasar en la pola esas fechas ya que yo tengo mis raices en este lugar y me acuerdo de que cuando era niña alguna vez nos llevaron a la pola y nunca vi a mi padre tan feliz recordando los días en que pescaba truchas en el rio y jugaba por las calles del pueblo con sus hermanos segundo, maria luisa y anton. Sí, la pola de allande es para mí un lugar muy especial, magico. Y magica fue mi visita: allí pude sentir la presencia de mi abuelo Segundo, de mi abuela Nila que era muy debota de la virgen del avellano y que nos enseñó esta canción: Allandesa soila soila y aunque lo soy no me pesa, que de la pola de allande sale toda la firmeza. Unas fiestas muy bonitas en las que en ningún momento me sentí sola pues ya digo, mis ancestros andaban por allí sonriendome desde el más allá. un saludo para el parroco que es un crak. Un gran poeta. La comida excelente, la bebida también. Gracias pola, el año que viene vuelvo.