LINARES (2) (Asturias)


EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN EN EL VALLE DE LACIANA:
Radiografía de la despoblación El partido judicial tenía una población de 16.071 en 1920, que creció hasta los 21.592 en los años 70 para volver a caer
La historia se repite en otra comarca minera. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) corroboran como el Partido Judicial de Villablino, al igual que otras cuencas, pasó de ser una comarca eminentemente rural a principios del siglo XX para industrializarse en torno al carbón. La necesidad de mano de obra motivó que toda la zona experimentara un auge de población que, tras los años de bonanza, comenzó a decaer a partir de la década de 1970.
Analizando el periodo entre 1920 y 2020, el descenso de habitantes en esta comarca es del 31% Si analizamos el siglo comprendido entre 1920 y 2020, observamos un descenso de habitantes del 31%, que asciende al 48% si tenemos en cuenta los últimos 50 años (1970-2020). En la segunda década del siglo XX, la población censada en este partido judicial se cifraba en 16.071 habitantes. La industrialización con la apertura de las minas, el tren minero, la necesidad de mano de obra y de servicios hizo crecer el censo durante los siguientes años, en los que el carbón fue el motor de toda la comarca. En el año 1970 los habitantes crecieron hasta alcanzar la cifra de 21.592. Medio siglo después, en 2020, el censo cae por debajo del año 1920, con una población censada en este partido judicial de 11.096 personas.

¿A qué se debe esta pérdida de población? Uno de los motivos es la tendencia generalizada conocida como el éxodo rural, atraídos por servicios y oportunidades de empleo. Sin embargo, en esta zona se refleja el paso de la actividad minera, subiendo la población desde los inicios de las explotaciones de una manera más industrializada hasta situarse en un ‘pico’ durante los años de mayor auge. A partir de ese momento, la crisis de sector, las medidas de Europa y las políticas de descarbonización hicieron que fueran desapareciendo las minas, y con ellas el trabajo y una buena parte de la población.
Por municipios
El partido judicial de Villablino está formado por los municipios de Cabrillanes, Murias de Paredes, Palacios del Sil, San Emiliano y Villablino. Si analizamos las cifras del censo municipio a municipio, la peor parte en cuanto a porcentajes se la lleva Murias de Paredes, que ha perdido en los últimos 50 años en torno al 77% de su población, mientras que en Villablino esta pérdida en el mismo periodo se fija en torno al 39%.

Los datos reflejan que el municipio de Cabrillanes de Babia contaba en el año 1920 con una población de 2.155 personas. A pesar de la actividad minera, en 1970 el municipio babiano notaba un ligero descenso en el número de vecinos, que se cifraban entonces en 2073. Medio siglo después, en el año 2020, la población empadronada era de 747 personas, lo que supone un descenso de casi el 64% con respecto a los 70.

En el caso de Murias de Paredes, el año 1920 arroja una población censada de 3.385 vecinos. En 1970, y a pesar de la cercanía geográfica de las explotaciones mineras y por tanto de oportunidades laborales, el censo merma hasta los 1643 habitantes. Cincuenta años después, el declive poblacional en el municipio omañés continúa, y es que los datos de 2020 apuntan a tan solo 371 vecinos censados, lo que supone una pérdida del 77% con respecto a medio siglo antes.

En Palacios del Sil, el registro del año 1920 indica una población de 2681 habitantes, que descendieron significativamente en 1970 hasta los 2.164 vecinos. La tendencia a la baja se ha mantenido en los últimos 50 años, y en el 2020 el censo se cerraba con 907 personas, lo que supone en torno a un 58% menos que medio siglo antes.

San Emiliano de Babia también muestra una tendencia a la baja desde el año 1920, momento en el que contaba con una población de 2.788 habitantes. Cincuenta años después, en 1970, esta cifra se redujo a los 1.684 habitantes, que volvieron a descender en 2020 hasta los 627 vecinos. Solo en los últimos 50 años el municipio ha perdido en torno al 39% de su población.
La ganadería y el turismo rural, yacimientos para la esperada reconversión económica y social Finalmente encontramos el caso del municipio de Villablino, que ha experimentado subidas y bajadas de censo ligadas a la actividad minera, su auge y finalmente su caída. En el año 1920 Laciana contaba con una población censada de 5.062 habitantes. La actividad minera fue creciendo, con ella la mano de obra y servicios auxiliares, y así encontramos que en el año 1970 su población casi se triplica pasando a los 14.028 habitantes. Tras los 70, llegan momentos críticos para el sector que desembocaron en diferentes protestas, quizá la más conocida fue la Marcha Negra, y el carbón comenzó a caer al igual que la población del municipio. En el año 2020 Villablino contaba con una población censada de 8.444 vecinos, un 39% menos que en los 70.

Un futuro verde
El carbón ha sido el motor económico del Partido Judicial de Villablino durante más de un siglo. Ahora, toca reconvertirse y buscar un nuevo futuro que tiene tintes verdes. La ganadería y el trismo rural y natural se vislumbran como los grandes filones para renacer de toda una comarca. Ya existen diferentes iniciativas encaminadas a darle esta nueva vida aprovechando los recursos naturales.

En Villablino son muchas las iniciativas para convertir al Valle de Laciana en un destino turístico de primer orden, como la Vía Verde y el Camino Natural, el Centro de Interpretación del Urogallo de Caboalles de Arriba, el Pozo María de Caboalles de Abajo y el proyecto para convertirlo en Archivo Histórico de las Familias Mineras, u otro proyecto centrado en la creación de una playa fluvial en la localidad de Villaseca. El municipio omañés de Murias de Paredes ha hecho de la tradición su mejor legado, girando en torno a La Casona de los Condes de Luna, donde se aúna patrimonio natural, cultural y etnográfico en una comarca con grandes potencialidades. En el caso de Babia, los municipios de Cabrillanes y San Emiliano son todo un referente para el senderista, tanto a pie como en bicicleta, con espectaculares rutas y sendas para recorrer y descubrir. Por su parte, Palacios del Sil cuenta con grandes atractivos como su diversidad paisajista y riqueza natural, con vestigios glaciares, y especies animales en peligro de extinción como el oso parto y el urogallo.

La actividad ganadera también parece repuntar, el número de ganaderías ha aumentado exponencialmente en los últimos años en Laciana, Babia y Palacios del Sil.
Caboverdianos y portugueses llegaron entre los 60 y los 70
La necesidad de mano de obra para atener la industria del carbón motivó las migraciones hacia el Valle de Laciana. Tal y como recoge el Ayuntamiento de Villablino en su página web, «a finales de los años 60, la empresa motriz del valle volvió a un introducir un nuevo cambio en la sociedad lacianiega, al optar por la contratación de trabajadores portugueses, para solucionar con urgencia la necesidad de incrementar su plantilla, y debido a la falta de mano de obra en los alrededores. Esta táctica se continuó durante los primeros años de la década de los 70, y culminó en 1975, con la contratación de trabajadores procedentes de Cabo Verde. Casi 4 mil trabajadores lusos pasaron desde entonces por la plantilla de La Minero, además de 171 caboverdianos que hicieron lo posible por traer a sus familiares a la zona, hasta formar una comunidad superior al medio millar de africanos».
Un tren de desarrollo económico y social:
Hace dos años se cumplía un siglo de la llegaba a Villablino (León) el primer tren carbonero desde Ponferrada, el ‘Ponfeblino’, el 23 de julio de 1919. Se trataba de una línea de vía estrecha que tenía como función sacar de la comarca de Laciana hacia la meseta la producción minera, pero también se convirtió en un hito histórico que marcó el desarrollo económico de toda una zona. Esta gran infraestructura ferroviaria levantada por la empresa Minero Siderúrgica de Ponferrada permitió dar salida al mineral, pero también motivó el crecimiento de la zona. Si bien Ponferrada, final de esta línea, se convirtió en una urbe industrial, llena de oportunidades económicas y con un incremento de población importante, otras muchas fueron las localidades agraciadas por el recorrido ferroviario, que permitió un movimiento de mercancías y personas hasta la fecha desconocido.
Juzgado de Paz y Registro Civil de Allande

Ayuntamiento de Allande
C/ Donato Fernández, 2 Primera planta

Pola de Allande

CP: 33880
Correo electrónico: juzgado@allande. es
... (ver texto completo)
Me llamo Liliana Noemí Lòpez Mastrocristino mi abuela paterna nació en Pola de Allandes
Vivo en Buenos Aires Argentina, tengo la ciudadanía española. Aún sigo buscando familiares descendientes de mi abuelo de Oviedo Ángel Lòpez y de mi abuela Marcelina Magadan…. he enviado muchos mensajes por este medio, deben estar en la base de datos
Un abrazo grande a mi Madre Patria
Buenos días. La tercera de la izquierda creo que la conozco. Hace mucho tiempo que no tengo noticias de ella. Me gustaría ponerme en contacto con ella. Mi correo es majebafer@gmail. com. gracias
La parroquia de Villacondide la tengo bastante "controlada" y siento decirte que solo encontré a un Jose Mendez nacido en dicha parroquia en 1898 pero no coincide con lo que me dices. Este nacio el 19-02-1898 y era hijo de Severiano Mendez y de Ramona Martinez.
Tampoco encontré a ningun Nicanor Mendez.

Un saludo.
Me llamo Gustavo Méndez, soy argentino y mi abuelo nació en Castropol ASTURIAS y se llamaba Nicanor Méndez, habia nacido en 1901 en Noviembre, vivión en Vegadeo GALICA y su mamá se llamama AURORA y murió en BRASIL.

no se si hay alguna relación con el Nicanor Méndez que buscan pero por la dudas mi mail es gmendez@miller. com. ar pueden comunicarse por alli
Mi cariñoso saludo a tan buena gente con la que conviví 16 años. Soy Federico y ejercí como maestro. Buenos recuerdos de aquellas gentes. Nunca podré olvidar a mi querido párroco José Argelio, siempre en mi oración.
FONDO DE RECONSTRUCCIÓN:

El acuerdo sobre el fondo de reconstrucción de 750.000 millones lo cambia todo. Los países que como España quieran ayuda de la UE, deben enviar a Bruselas un plan de reformas e inversión basado en estas recomendaciones.
"Estas recomendaciones abordan las grandes debilidades o deficiencias en los Estados miembros que deben mejorarse, las reformas que deben hacerse. Siempre han sido muy interesantes, pero no siempre han tenido los efectos necesarios en los Estados miembros ... (ver texto completo)
Nunca en Espana sealcanzaran diez metas..... Porque no van de una en una que es mas facil..... la primera debe ser EDUCACION!..... la segunda EDUCACION, y la tercera.... EDUCACION!
Entre los separatas los proetarras podemitas y el psicópata de Sanchito, menudo cóctel se está preparando, vamos derechitos al desastre, de esta nadie nos salva.
Ninguno de esos puso a Sanchez donde esta.... es la ignorancia politica de la que sufren en grado rerminal los espanolitos.... a vece piensosi la democracia nonos queda grande....
Las cabañuelas:
La predicción del tiempo a largo plazo es una cuestión todavía no resuelta por la Meteorología. Dicha circunstancia ha hecho que métodos ancestrales de carácter popular, como las cabañuelas, sigan muy arraigados en el ámbito rural, a pesar de carecer de fundamento científico.
Los cabañuelistas son personas del ámbito rural que siguen poniendo en práctica métodos ancestrales de predicción del tiempo a largo plazo.

La Meteorología es una ciencia por derecho propio, con unas sólidas bases teóricas físico-matemáticas, lo que ha permitido el espectacular desarrollo que ha tenido la predicción del tiempo. A pesar de ello, sigue habiendo importantes limitaciones –no resueltas por los métodos numéricos– para pronosticar el comportamiento atmosférico a largo plazo. Esta es la principal razón por la que perduran algunas prácticas populares muy antiguas, destinadas a predecir el tiempo venidero con meses de antelación. Entre todas ellas destacan las cabañuelas, en las que muchas personas del campo siguen teniendo una fe ciega, a pesar de carecer de fundamento científico.

Ya desde la antigüedad, tener la capacidad de planificar las tareas agrícolas con la suficiente antelación, se convirtió en uno de los principales objetivos de las gentes del campo. Gracias a su capacidad de observación de lo que acontecía en el cielo y en la naturaleza (el comportamiento de los animales y plantas, por ejemplo), comenzaron a establecerse una serie de creencias en torno al tiempo y al clima que se fueron transmitiendo oralmente de padres a hijos. La predicción popular del tiempo a largo plazo ha logrado así aguantar el paso de los siglos, lo que hace que muchas personas sigan dando crédito a esos procedimientos, entre los que las cabañuelas ocupan un lugar destacado.

El origen ancestral de las cabañuelas:

La necesidad de anticipar el tiempo venidero fue algo común en todas las antiguas culturas, de ahí que establecieran métodos populares de predicción no muy distintos. El origen de las cabañuelas que se siguen practicando en Europa y en algunos países de América Latina parece estar en la tradición judía, y en concreto en la fiesta del Sukot o de los tabernáculos, que se celebra a finales del verano (entre septiembre y octubre) con motivo de la vendimia. Sukot es un nombre que deriva de la palabra suká, que significa choza o cabañuela.
En los orígenes de esta fiesta, los judíos construían pequeñas cabañas al aire libre donde poder comer y dormir mientras duraba la celebración del Sukot. La relación de esta fiesta con los pronósticos de las famosas cabañuelas podría estar en una importante ceremonia que celebraban para pedir que lloviera durante el invierno. La fiesta de las Cabañuelas fue el resultado de la unión de celebraciones. Por un lado, la conmemoración de la salida de Egipto del pueblo de Israel y sus tribulaciones por el desierto, y por otro, una celebración de carácter agrícola, como es la vendimia.

Dependiendo de los lugares, hay diferentes escuelas cabañuelísticas. Cada una pone en práctica un método de cálculo diferente, que ejecutan principalmente pastores y agricultores. Las cabañuelas más extendidas son las de agosto, si bien no hay una única forma de llevarlas a cabo, como veremos a continuación. Hay zonas, donde el mes de enero es el elegido para efectuarlas. En todos los casos, lo que se lleva a cabo es una observación sistemática de las condiciones meteorológicas cambiantes, así como de otras señales del medio natural, durante una serie de días consecutivos del año, o bien en el ecuador del verano (cabañuelas de agosto) o al inicio del año (cabañuelas de enero).
Tres métodos distintos de cálculo
El método de cálculo más usado para llevar a cabo las cabañuelas de agosto, se lleva a cabo durante los primeros 24 días del citado mes, estableciéndose la correspondencia que aparece en la tabla que acompaña estas líneas. Para su elaboración, el cabañuelista se dedica a observar con detenimiento desde una zona elevada –libre de obstáculos– la evolución atmosférica a lo largo de esos días del mes agosto, anotando cualquier cambio significativo en el cielo y en las condiciones meteorológicas durante ese período, así como distintos indicadores de la fauna y flora local.
El día 1 de agosto le da las claves del mes de agosto del año siguiente, el día 2 las del mes de septiembre, el 3 las de octubre y así sucesivamente hasta llegar al 12 de agosto, que se corresponde con el mes de julio del año venidero. Del 13 de agosto en adelante se invierte el orden de los meses. Ese día vuelve a identificarse con el mes de julio, el 14 de agosto con junio y así hasta llegar al último día de observación, el 24 de agosto, que lo mismo que pasó con el día 1, vuelve a dar las claves de agosto. Son las llamadas contracabañuelas o retornás.

Sin abandonar agosto, un segundo método de cálculo está basado en el ciclo lunar, de 28 días. Los cabañuelistas, en este caso, inician el procedimiento justo el día de agosto en el que nace la luna; es decir, cuando el astro inicia su fase de creciente. Las condiciones reinantes al amanecer ofrecen algunas de las claves del tiempo durante el ciclo de 14 días (entre una luna nueva y una llena) que se inicia con la luna creciente del mes de agosto del año venidero. El día siguiente se relaciona con el tiempo del mismo ciclo para el mes de septiembre. Así se va estimando qué tiempo hará en los 13 ciclos de luna creciente del año entrante, para, a continuación, pasar a los ciclos decrecientes (retornás), completándose de esta manera el pronóstico para el año que está por llegar.
Las cabañuelas son un método tradicional de predicción del tiempo en el que la creencia se antepone a la ciencia. No deben verse como algo equivalente a la previsión meteorológica.
Existe un tercer método de proceder con las cabañuelas de agosto, basado en una correspondencia algo distinta entre los días y los años. En este caso, el 1 de agosto da las claves del mes de agosto del siguiente año, el 2 de agosto se hace corresponder con septiembre, el 3 de agosto con octubre… y así se sigue avanzando, completando los 24 días, invirtiendo el orden del 13 al 24 de agosto (retornás). Con independencia del procedimiento que se lleve a cabo, las cabañuelas tenemos que verlas como lo que son: un método tradicional de predicción del tiempo en el que la creencia se antepone a la ciencia.
Buenos días, ante todo muchas gracias por aceptarme en el grupo. mi abuelo paterno nació en Villerino Tineo así lo certifica su inscripción de nacimiento radicada al tomo 43 pág. 39, Asturias, el 3 de Febrero de 1894 se nombraba Manuel Rodríguez y, Pintado, todos estos datos se los muestro porque necesito encontrar mis primos en Asturias, mi padre tenía la ciudadanía española y se nombraba Anteoco Oliverio Rodríguez Lastra, espero dentro de sus posibilidades pueda encontrar a mi familia, muchas gracias, que Dios les bendiga.
Muy bonita foto...
Hermoso! gracias por compartir!
Muchas gracias por tu comentario de la fotografía de El Bao-Asturias nocturno.
Muchas gracias a Usuario 18-1485, a Delia y a Lucrecia Caro Morales por su comentario de esta fotografía de la noche en El Bao, Asturias.
Hermoso! gracias por compartir!
Hola, me llamo Carlos García Arenzana y desarrollando el árbol genealógico, me he encontrado con que un tatarabuelo por parte de mi padre era de Fastias, yo pensaba que toda la rama familiar provenía de Lugo, pero me ha resultado agradable encontrarme algo de sangre asturiana.
Los pocos datos que tengo son que se llamaba Francisco Menendez, calculo que nacido hacia 1920, casado con Simona Fernandez natural de Navalcarnero, Madrid, lo que me hace suponer que emigro joven, tuvieron una hija llamada ... (ver texto completo)
Buenos días ¿tiene algún familiar llamado Olegario Garcia Arenzana? su madre se llamaba Rosa.
Hola busco a un familiar llamado David Álvarez, es hijo de Emilia y Pedro. Hace años Emilia emigró con David desde España a Buenos Aires y nunca más se supo de ellos. Busco sus nietos o bisnietos.