JARRIO (Asturias)


A que parroquia pertenece Villar de San Pedro, porque antes almenos pertenecía a Doiras, y quiero saber a donde pertenece ahora. Gracias.
Villar de San Pedro es una aldea perteneciente a la parroquia de La Ronda, en el concejo asturiano de Boal, en España. Cuenta con una población de 18 habitantes y se encuentra a unos 500 m de altura sobre el nivel del mar.
Me gustaría saber si hay descendientes de los Fernández Sanjulián, vecinos de Romaelle, aunque muchos hayan perdido el Sanjulián y otros el Fernández, por línea paterna tengo ancestros naturales de Romaelle y he hecho investigaciones en los libros parroquiales de La Braña para hacer el árbol genealógico y me gustaría colaborar con otros igualmente descendientes de dicho apellido. Saludos.
A que parroquia pertenece Villar de San Pedro, porque antes almenos pertenecía a Doiras, y quiero saber a donde pertenece ahora. Gracias.
La gente de los castros

I

La gente de los castros
nos habla cuando el viento
presume de su historia.
Y sabes que los árboles del bosque
no dejan de cantar esas leyendas
de gentes aguerridas y valientes.
Tus ojos, que lo saben,
contemplan las escenas
que dicen los hayedos, si es que quieren
contarnos los sucesos de ese tiempo.

II

También los urogallos
nos dicen que los árboles
supieron de estos hechos.
Y el mar, furioso a veces, nos lo grita
en playas apartadas, bajo enormes
y viejos farallones olvidados.
En cambio, nuestros libros
ignoran que los héroes
tuvieron esos nombres que escuchamos
al viento y su lenguaje incomprensible.

III

Y tú, con tus ojuelos,
tus perlas de azabache,
descifras en la noche
milagros tan extraños como el alba,
que canta la derrota sin vergüenza,
sin eco de deshonra, sin deshonra,
de un pueblo que, aguerrido,
lanzándose a la lucha,
estaba condenado, sin embargo,
por más que demostrase su valía.

2019 © José Ramón Muñiz Álvarez
José Ramón Muñiz Álvarez
“BUSCANDO MIRUÉNDANOS”
(poemas)

“Los mares del Cantábrico”

I

Los mares del Cantábrico
nos hablan de leyendas,
de viejos balleneros,
de buques enemigos y piratas,
acaso de vikingos, de daneses
que luchan en los puertos contra todos,
con gentes que defienden,
con toda su bravura,
baluartes que se elevan hacia el cielo,
por eso en estos puertos escuchan las almenas.

II

Y son estos castillos
los dioses que combaten
al mar encabritado,
como hace tantos siglos, esas épocas
de fuego en cada espuma cuando embiste,
si quiere la embestida más violenta
la furia repentina
de noches tormentosas
que hablaron de galernas a los viejos,
si quedan esos viejos en muelles y espigones.

III

Y ves que siempre vive
la llama de los faros
en Navia y en la Veiga
que tiene en esas venas esa sangre
que quiere recordar a los albiones,
a celtas en los castros, a los castros
que miran al océano,
que quieren ese diálogo
con esas aguas bellas y calladas
que viven recitando las viejas tradiciones.

IV

Tus ojos, que no engañan
al brillo del poeta,
le dicen al poeta
que quieres revivir esas batallas
de astures y galaicos, enfrentándose
a todos los piratas que los siglos
trajeron en mareas
perdidas para siempre,
si no es en los legajos de la historia
que vuela con la brisa quizás hacia la nada.

V

Decir Puerto de Vega,
hablar de la aventura,
sentirse un Barbarroja
y amar, en esa Asturias, cada playa
parece conveniente, en este caso,
pues sabes que, detrás de la Losera,
llegando ya a Soirana,
está, con su misterio,
el grito silencioso de esa ínsula
que solo se oyó en tiempos lejanos como el Bronce.

VI

Y así, Puerto de Vega,
acaso Casariego,
Viavélez, si hace falta,
nos ven en la excursión que no termina,
disfrutan contemplando nuestros pasos,
igual que los turistas que se sienten
dichosos con los mares,
las olas, los cantiles
que saben ese idioma que emociona
a todo el que contempla las costas que prometen.

VII

Tus ojos y mis labios,
mis labios y tus ojos,
los dos en una playa,
fundidos en la dicha de la dicha,
hablando de Frejulfe y del Barayo,
gritando que, en Frejulfe y en Barayo,
las olas son más olas,
la brisa se hace viento
y el viento es forajido que pretende
de nuevo el abordaje de tiempos olvidados.

VIII

Y a ti Puerto de Vega
te lleva a esa aventura
que ofrece coronarte,
que quiere coronarte como reina
de un tiempo de sargazos y Caribe,
quizás en otros mares muy lejanos,
quizás en esos mares
rodados en películas
que vimos siendo niños cada sábado,
en tiempos en que un sábado tenía su belleza.

IX

Y siento que en Barayo
las olas se hacen grandes,
igual que en las arenas
calladas de Frejulfe, con sus tonos
mezclados del carbón y la pizarra,
mezclados con el brillo de tus ojos
en esas noches negras,
en esos ojos negros
y oscuros como noches ancestrales
que saben de chacales, de lobos en la noche.

X

Y digo que el Barayo
nos dice las verdades
de tiempos acabados
con su rumor de río hacia la playa,
contándonos secretos inauditos
en un lenguaje casi incomprensible,
pues pocos son los místicos
que escuchan a los ríos,
si no es que son los locos los que escuchan
el canto de los pájaros, el canto de los árboles…

“No quiero desnudarme”

I

No quiero desnudarme
delate de ese espejo
que llena la alborada
con una imagen triste de otro tiempo,
con una imagen llena de tristeza,
con la melancolía de un recuerdo
que llena nuestra vista
de todo lo perdido,
de todo lo que el tiempo, con su risa,
trocó en el abandono más cruel y doloroso.

II

No debo desnudarme
delante de ese espejo
que muerde la memoria,
que hiere con dureza con los filos
potentes de su brusca dentellada,
consciente de los puertos que quedaron
dormidos en la noche,
dejados sin un faro
que cante nombres bellos del entonces,
los nombres de los barcos que quedan a lo lejos.

III

No puedo desnudarme
y hablar de cada muelle
dejado en los ayeres
que lloran su crepúsculo, su ocaso
bordado de dolores y de angustias,
después de mil galernas, de mil gritos
perdidos en el aire,
dejados en el aire
por el dolor del tiempo que los borra
en nombre de un progreso que esconde la mentira.

2019 © José Ramón Muñiz Álvarez
Mis saludos fraternales a todos..... Sigo en mi busqueda de antepasados que vivieron en Villayon. Mi abuelo Jesus manuel Rodriguez Rodriguez nacio en la Villa de Villayon en 1897, el vino a cuba a los 23 y algo de años Hijo de Juan Rodriguez Labrador y Maria Rodriguez Vecinos de Oneta. Tengo entendido que mi abuelo tenis dos hermanos que se casaron, tuvieron hijos y nietos residiendo en la actualidad en oneta y zonas limitrofes alguien pudiera ayudarme? Se lo agradeceria infinitamente
Efectivamente, en Villayon, aparecen varias personas con el apellido Rodriguez. No puedo decirle si son de su familia o no. Si me envia su correo, le doy los datos y puede contactar con ellos y saber algo mas. Saludos.
Esto es en Arbon.
Mis padres son los dos de El Vallín, mi abuela era Maria Encarnación Ardura Príncipe, así que supongo que será alguna descendiente,,, tal vez.
Buenos días, que yo sepa existe un Vallin en la montaña de Luarca y dos lugares en Castropol que también se llaman Vallin o Valin.
es seguro que tu bisabuelo y el mío Juan Domingo Príncipe Jaquete fueran primos hermanos, yo he seguido la línea de los Príncipe y su padre era Hermenegildo Príncipe Principe y el padre de Hermenegildo fue Agustin Príncipe que se casó con Juana Principe. Como desconozco el nombre de los hijos e hijas que tuvieron no puedo establecer la línea directa con Manuel Parrondo Príncipe, pero si buscas el certificado de nacimiento de tu abuelo podremos conocer la línea que nos une. Un abrazo y si en algo ... (ver texto completo)
Mis padres son los dos de El Vallín, mi abuela era Maria Encarnación Ardura Príncipe, así que supongo que será alguna descendiente,,, tal vez.
Todas las opiniones son respetables.
Esta v. es una de las más notables de la prov. por su remota antigüedad; pues ya dio asilo a muchos prelados diocesanos cuando los sarracenos inundaron la Península, sosteniendo dentro de sus muros a estos emigrados ecl. en varios tiempos: entonces era menor que en la actualidad, y se hallaba circuida de murallas de piedra, de las cuales aún se conservan algunos trozos. Fue cuna de ilustres familias, y asi lo comprueban los apellidos de Navia que llevan algunos célebres personajes, y casas de grandes de España. Sin acudir a las ridiculeces de los que presentan a Navia como fundación de Noé, puede asegurarse su grande antigüedad. Ya la conocieron con este nombre los romanos conquistadores del pais, y sin duda la favoreció el emperador Flavio Vespasiano, y por ello se llamó en los geógrafos antiguos Flavionavia. En esta población fue atacado por los franceses el general Albergotti en 5 de julio de 1810: este general, que tenía por la regencia de Cádiz el mando supremo militar del Prado de Asturias, se vio precisado a huir hallándose desprevenido
* Diccionario Geográfico - Estadístico - Histórico de España y sus posesiones de Ultramar, Pascual Madoz. Madrid, 1848.
NAVIA (STA. MARÍA): V. cap. del ayunt. del mismo nombre, con aduana de cuarta clase, en la prov. y dióc. de Oviedo (18 leg.), part. jud. de Luarca (3); SIT. á la der. del r. Navia, sobre una pequeña loma de piedra, donde la combaten todos los vientos, y goza de CLIMA templado y sano. Tiene unas 160 CASAS distribuidas en el casco de la v. y en los l. de Barreira, Caleyas, Cortes, Olga, Toro y Venta del Aire. Hay casa municipal, y escuela de primeras letras frecuentada por indeterminado número de niños y dotada con 3000 rs., anuales procedentes de una casa sit. en Madrid. La igl. parr. (Sta. Maria dé la Barca), está servida por un cura de primer ascenso, y patronato laical ejercido por 172 voces, o sean votos representados en cierto número de casas particulares; las últimas provisiones del curato se hicieron por la casa de Lienes, perteneciente al conde de Nava, cuya representación es de 86 1/2 voces de las 172 referidas. También hay una ermita dedicada a San Roque de propiedad particular. Confina el TÉRM. con los de Polavieja, Andes, San Antolín de Villanueva, y r. Navia; el cual pasa bañando las paredes de la v. por el lado del O., y es navegable desde la barra en que desagua, distante 1/2 leg. al N., hasta 1 más arriba hacia el S.; pudiendo fondear en él barcos de más de 100 toneladas, los que conducen material para las herrerías de Rullimero en la felig. de Parlero: y para la de Frounseira en el ayunt. limítrofe de Boal; otros buques de igual porte concurren al puerto y cargan de maderas de construcción náutica, que conducen al arsenal del Ferrol y otros puntos. Si el Gobierno, o algún particular, emprendiese la construcción de una muralla en la orilla izquierda del r., desde el peñasco titulado del Espín en línea recta hasta la punta de San Agustín, donde está dicha barra, sin otra obra ni gasto se haría esta ancha y profunda, capaz de recibir embarcaciones de alto bordo, las cuales tendrían en el puerto un buen fondeadero (si pudiesen llegar en marea baja), por la oportuna calidad del terreno; y las que necesitan flotar en continua agua, tendrían el más seguro asidero y ancoraje. Las dificultades que pudieran ocurrir al ingeniero o inteligente encargado de dicha obra de murallón y franqueo del r. y barra por espacio de 1/8 de leg., la misma naturaleza las resuelve fácilmente. Pues las continuas y copiosas lluvias del invierno hinchen hasta un grado respetable el r. Navia, dando al mismo tiempo aumento a su corriente, la cual llega a ser en varias ocasiones casi tan rápida como una bala disparada por un cañón; asi que al marchar por junto al murallón supuesto, nada le resistiría, y formando nuevo y recto cauce del r. y barra, las aguas pasarían siempre en éste centro conservándolo profundo, y limpio de arena que tanto abunda en la referida barra, traída por el N. sin oposición de las corrientes del r. Esta obra, costosa únicamente en la materialidad y firmeza, proporcionaría grandes beneficios y utilidades no solamente a esta v., sino al comercio de toda la prov. Hacia el E. y como á medio tiro de fusil de Navia existe una fuente de corto caudal, su agua es de las más preciosas que pueden hallarse, y el extracto de saturno no las altera, pues conservan toda su claridad: otras 2 fuentes aunque no de tan buenas aguas se encuentran en las inmediaciones de la v., y las cuales sirven como la anterior para surtido del vecindario. El TERRENO es muy fértil. Atraviesan por el térm. el CAMINO general de la costa, y otro que desde Galicia se dirige por Cangas de Tineo a la c. de Oviedo, PROD.: trigo, centeno, cebada, maíz, habas, patatas, algún lino, diferentes legumbres, muchas castañas y esquisitas frutas: se cria ganado vacuno, caballar, de cerda, lanar y cabrío; caza de volatería; y pesca de salmón, truchas, roballiza, mugil, anguilas y otros peces, IND.: la agricultura, molinos harineros, batanes para paños burdos, y telares de lienzos ordinarios, COMERCIO: se celebran en esta v. 2 mercados los jueves y domingos de cada semana, en los cuales se especula sobre ropas de lana, hilo, algodón, seda, granos, frutas, pescados, quincalla, ganados y otros productos; son muy concurridos y de muy remota antigüedad: también hay una feria en los días 22 y 23 de noviembre, que tuvo principio en 1841, y cuyas especulaciones consisten en los géneros, frutos y productos antedichos.
POBL.: 160 vec., 834 alm. CONTR.: con las demás felig. que componen su ayunt. (V.).
* Diccionario Geográfico - Estadístico - Histórico de España y sus posesiones de Ultramar, Pascual Madoz. Madrid, 1848.
¿En que años funciono como cine?
Me gustaría saber la historia de Villayón. ¿Existe algún libro o algo por el estilo?
Villalmarzo es un pequeño pueblo (parroquia) del municipio de El Franco, cuya capital es La Caridad, donde se encuentra el Ayuntamiento.