GIJON (Asturias)

mar

El cambio fue brusco, en unas cuantas horas después, de un día soledad y caluroso, como si no le gustaba a los dioses nuestra visita, nos fue echando el mal tiempo, a eso de las seis de la tarde.
(15 de Agosto de 2015)