CANDAS (Asturias)

CANDAS: “Carreño nos invita”...

“Carreño nos invita”

I

Carreño nos invita
a dar largos paseos
por esos bosques suyos,
poblados de tristeza y eucaliptos,
poblados de humedades y siempre
sugerentes,
como ese mar que siempre está cercano,
al borde de cantiles
que saben arrojarse en la locura
que pide el precipicio en su bajada.

II

Asturias nos ofrece
en todos sus rincones
los verdes y los grises,
llenando el campo todo, el cielo mismo,
y el caso es que en Carreño parecen más
hermosos,
más bellos los paisajes que distingue
quien, desde la ventana,
contempla, siempre en días despejados,
el Sueve y esos montes de Colunga.

III

Podéis verlos detrás
del cabo donde el castro
prefiere ir escondiendo
las raras evidencias de un pasado
que gusta al que lo admira, que prende en el
espíritu
de todos los curiosos que caminan
por estos andurriales
perdidos de la mano de ninguno,
que entregan la poesía a quien la quiere.

IV

Y si es que, silenciosos,
quizás teméis decirlo,
espero la pregunta
que os haga demandarme esa receta
de bosques y montañas, de sendas y
de charcos,
que ve surgir no lejos de las casas
el brillo del “orbayu”
que queda sobre el suelo, algunas veces,
detrás de la panera y de los hórreos.

V

De todos modos, miento
si no hablo de la arena
desnuda en cada playa,
pues duermen bajo espumas las arenas
que llenan estas costas: Xivares, el
Tranqueru,
la playa de Entrellusa y el islote,
no lejos de Carranques,
de Huelgues y la vista, en lo lejano,
del puerto de Candás, tras la neblina.

2019 © José Ramón Muñiz Álvarez
“BUSCANDO MIRUÉNDANOS”