BLIMEA (Asturias)

BLIMEA: Un recién licenciado en Farmacia entra a currar en...

Un recién licenciado en Farmacia entra a currar en una y el boticario le dice:
- Me voy un momento a la rebotica a preparar unos compuestos para ésta tarde. Si viene alguien lo atiendes y si no puedes, que espere un momento que en seguida vuelvo.
- Vale.
El farmacéutico desaparece y a los pocos minutos entra un viejo tosiendo como un animal:
- ¡TJOM, TRRRRJOUM, PTJJOOOOOO!
Y el chaval le pregunta:
- ¿Qué se le ofrece, caballero?
El anciano medio ahogado le dice:
- TJOORRRRL, querría TJOUM un PTJOOOO jarabe para la tos ¡TJOOOOO! Pero que sea bueno, ¿eh? COJJJJ
El chico, temiendo por que el viejo le pegue la tos, busca bajo el mostrador, agarra un jarabe y se lo da.
- Aquí tiene, caballero. 100% garantizado. Ha de beberse todo el frasco de un trago, ¿se lo envuelvo?
- No hace TJOOOO falta. OTJO ¿qué le debo?
- Son 4 €.
El ancianito paga y sale de la farmacia con el bote en el bolsillo, y al rato, vuelve el boticario, que le pregunta al mancebo:
- ¿Que quería ese señor? parecía que se iba a asfixiar…
- Pues nada, un jarabe para la tos, pero ya le he atendido yo
- ¿Y qué le has dado?
- Un frasquito de éstos.
El farmacéutico le mira con cara de furia y le dice:
- Pero… ¡serás animal! Si es el laxante más potente del mercado. Sal corriendo y alcánzale antes de que sea tarde.
El chico sale volado de la farmacia, dobla la esquina y ve al anciano. El bote está vacío a sus pies. El hombre se abraza con fuerza y una farola, tiene la boca abierta y los ojos en blanco. El chico se acerca y le da una palmadita en el hombro.
- Ya veo que no tose -
Le dice. Y el viejo, con un hilillo de voz, replica:
- Es que no me atrevo…