BLIMEA (Asturias)

BLIMEA: ó playa,...

ó playa,
Morciones y alcarcinos,
De vígaros muncha castra,
Llámpares, ostres y almexes:
Y para pescar con caña
Con ñasa, refuelle ó rede,
Con traina ó con tarrafa,
Hay llovina de á dos tercies,
Anguila de más de á vara,
Como bárganos llamprees,
Y truches como una estaca;
Soyes como la solera
De una panera mediana;
Munchos más pescados hai,
Cuntálos ye cuenta llarga.
¿Y de frutes? ¡Dios m' asista!
Yo non puedo numeralas;
Porque pais por pais
Naide al Principadu iguala;
Pos hai ñisos, cerigüeles,
Y prunos, q' en una plaza,
Dan por un ochavu á un ñeñu
Una montera apiñada:
Hay figos de San Miguel,
De San Xuan exhorbitancia,
Albaricoques, marmiellos,
Peruyes, pera, manzana,
El cadápanu, el albornin,
El llimón y la naranxa;
La castaña, la cereza,
La guinda, la ñuez, la ablana,
El arándanu, el brusel,
El mirándanu y granada,
El melcotón, el duraznu,
El piescu en grandura tanta,
Que son como la cabeza
D' una ñeñina tamaña;
Damascu como dos puños,
Pavía com' una garra,
El cidron y la grosella,
La llima dulce y la amarga,
Piñones y figos chumbos,
Como los de l' otra banda.
Recimos blancos y ñegros,
Y la mora colorada.
Vamos, dígame en concencia;
¿Tanta fruta non lu plasma?
Pos ñon ye lo más aquesto;
Lo que más asombru causa
E que cada triba d' estes,
Otres munches so si abraza.
Porque á parte cerigüeles,
Pera, cereza y castaña,
Que d' elles hay munches castes,
Tenemos de la manzana,
Ranetes blanques y pardes,
La tardía y la temprana.
Camoeses, de rabu llongu,
Les de San Pedru y de bara;
De balsaín, vizcaines;
Peros d'inviernu y de alba,
De ñuera, panera Infiestu,
Balvonis, prieta, mesada,
De coloradina, d' osu
Carabiones, de caleyu,
Repinaldes y d' escanda,
Picones y castellanes,
Ramones y ñuera blanca,
De pardona, de Bilbao,
De San Xuan y de monsaca,
De Ana Menendi, de Aldonza,
Y otres de triba tan basta,
Que por ser inomerables,
Ye imposible ñumeralas.
Y, crea, que no hay denyure
Manzana más sazonada.
¡Oh, si vusté per el otoñu
Hácia acá se empobinára,
Cuando cuerre el maravayu
De la cosecha, ablucára!
Pos viera montones tales
D' elles po las pumaradas,
Que pensára en so concencia
Que d' oro yeren y grana,
Salpicadines de pelres,
Como gotes de orbeyada:
Y mire, i habín saber
Como agaire y miel rosada,
Si dempués de sazonades
Quiciaves les aprobára.
¡Qué sidre d' elles se fai!
¡Qué sabrosa, qué dorada!
¡Y como el cuerpu callenta!
¡Cómo refocila l' alma!
El que emburrió dos pucheres,
Quedóse com' una pascua,
Falatible y gayasperu,
Sin sede n' una semana.
Y non piense: que ella sola,
Enriquez al que la faga,
Da don al que no lu tien
Y horros y cases llevanta.
Y si tantu la empondero,
Non ye por que á min me cuaca,
Que non fora cosa bona
Dase á ella una rapaza,
Nin conveniencia ternía
Si á bebela s' avezara.
Para min munchu meyor
Cincuenta veces ye el agua:
En todes partes s' atopa
Tan fresca, clara y delgada,
Tan gastiza de comida
Que naide d' ella se farta.
Non hay monte que non lleve
Un regatu á la llanada;
Nin peña que non dé un chorru,
Ni sin fontica la llastra.
Atopa vusté les fuentes
Que parecen pura plata,
Allá en el más altu picu,
Como na fondrigonada.
Nos en pocu les tenemos
A causa de so abundancia,
Que solu puede apreciales
El que conoza so falta.
Pero si en Madril y en Caid
Ansí manaren, (¡caramba!)
Naide al serviciu de Dios
Deseara otra ganancia