BLIMEA (Asturias)

BLIMEA: Al facer Dios al home, el barro escurriosei algo,...

Al facer Dios al home, el barro escurriosei algo,

y de ahí esi piturrín que al probín quedoi colgando,

echose el Siñor p´tras pa comprobar bien la obra,

y al dai la vuelta al muñecu, vió colgando aquella porra.

¡Madre mía! ¡Yo que fice!, pues nun lu puedo arreglar,

a nun ser que lu aproveche pa quei valga pa mexiar.

Porque, en principiu, el Siñor, si nun sei escapa la mano,

facialo desagüar por el mismísimo ano.

Y ya tenemos a Adán, equipau con faltriquera,

que el tiempo cambíoi el nombre y hoy llamase collonera.

Al facer a la muyer, a la porra tuvoi mieu

y antes de quei colgara, empujola con el deu.

Pero tanto presionó, mientras miraba pa un sapu,

que non quedó colgadiella.. pero fizoí otro furaco..

¡Por el Dios que lo fundó, que me volví a equivocar!

¡Fuí faceí otro furaco xunto al que tién pa cagar!

Pasó el tiempo, y en Setiembre vino lo de la manzana,

si nun toí mal informau fué un Lunes por la mañana, y aquí

encomienza la historia del asunto el ‘forniqueo’.

Entamándolo Adán y Eva cuando diven de paseo:

- ¡Ay, Eva!, nun sé que tengo pero toí muy quisquillosu,

ta pa caer el Inviernu y…. ¿unde güardo yo esti cosu?..

Empicipien a pensar, y a Eva, muy campechana…

dioí la idea de apalpar y.. ¡echoi mano a la campana!.

Más cosa sorprendente, cuando la cosa cogía,

aquella chisma saltaba y hasta paez que crecía.

- ¡Ay, Adán del alma!.. tal paez que ye un cetru,

yo toi pensando cariñu, que si arriba nun la ates

va pensar el mundu enteru que naciste con tres pates…

Pos si que tamos arreglaos, esto si que me preocupa,

la ‘cosa’ estiró tanto, que nun faí falta la lupa, y

si anantes el güardala daba mucho que pensar, imagínate estí tochu, ¿Onde lo vas a güardar?.

De entre les manos se escapa, escúrrese y se entrisaya. Más ahora me acuerdo, ¡Por el mesmu Santo Tomás!, Diosín, cuando a ti te fizo… fízote un furaco de más. Bien podríamos aprovechalu, y a falta de pocu trapu, metete lo que pudiera, aprovechando el furaco.

Dichu y fechu; en sin pensar en un solu momentu, solucionose el problema de güardar el instrumentu. Dábayos tanto gustín, el güardalu xuntu al ano, que empezaron con el friu y güardáronlo hasta el verano. Y desde entonces p’ca y a pesar del gran progreso, nun topamos mexor sitiu pa seguir güardando ‘eso‘.