BLIMEA (Asturias)

BLIMEA: Esta contómela mio pá. Antes que nosotros naciésemos...

Esta contómela mio pá. Antes que nosotros naciésemos en Blimea había un maestru que yera Aquilino de la Torre. Estí maestru tenía per costumbre colocar a los neños según yeren llistos. Quiero dexir, en la primera fila taba el número uno, el dos, etc.... Si facía una preguntina al númeru unu y nun la sabía, entos preguntábai (por ejemplu) al que taba sentau en el númeru veinte. Si esti la sabía pasaba al asieentu del númeru uno y el unos al veinte. ¡Seguisme!. El casu ye, que un día D. Aquilino púsose a explicar que yera el BULO, y después de les explicaciones quiso poner un ejemplu. Asi que acercándose a la orella del númeru uno dixio sin que lo oyera nadie: " El apóstol Santiago llegó a Galicia montau sobre un caballu blancu". El númeru uno tenía que pasaila al dos al oído, el dos al tres, y asima hasta el final. Lo que quería el maestru yera ver cuanto se deformaba la frase. Como yera lógicu el últimu puestu de la clase ocupábalu el menos llistu y además el más tontín del pueblu. A mitad de clase, a eso del veinticinco taba Vicentón de la Torre (fíu del maestru),. Cuando y llegó la frase del anterior, Vicentón cambiola y pasoila al siguiente: " El señor maestru ye un hijoputa ". Esto fue lo que y llegó al veintiséis. La frase llegó al final. Allí el probín que taba el últimu taba acojonau. D. Aqulino preguntoi por la frase. El mozu dixioi que nun y la dexía, por que si la dexía diben a caey un montón de palos. D. Aqulino prometiói que nun y pasaría ná. Así quel probe rapaz dixioi con timidez: " El señor maestru ye un hijoputa". D. Aqulino olvidóse de la promesa y sacudioi de lo lindo al probe guaje, creyendo que yera una invención suya. Estes coses pasaben en Blimea de vez en cuando. Feliz fin de semana.