BARREDOS (Asturias)

El hórreo de la calle del Candil

Esti pequeñu hórreo tien algo de entrañable y sentimental. Les maderes combaes y reseques y esi teyau con les teyes algo descolocaes, hacen que surga un sentimientu de cariñu y de respeto por los que habiendo nacio antes que nosotros tuvieron una vida de trabayu y sacrificiu.
Esti pequeñu hórreo merez que se recupere y con les reparaciones pertinentes tengan una vejez venerable.
De aquellos años que fué despensa y graneru; cuando se guardaben dientro les patates, les fabes y les panoyes de maiz colgaben en el corredor engazaes en riestres perfectamente ordenaes. A veces, cuando el tiempu de les manzanes llenábase con les mejores de la cosecha pa comer en casa y daben-i un aroma y olor especial.