SANTIZ (Salamanca)

santiz. foto trillando


TRILLO: instrumento que sirve para trillar. Consiste en un tablón ancho provisto de trozos de pedernal encajados en su parte inferior. En Morille se enganchaba al yugo de la yunta por medio de un cambizo.

Cambizo: el timón del trillo. Era de madera con un agujero por medio del cual se enganchaba al trillo. Por el otro lado se enganchaba al yugo de la pareja.

Trillar consiste en quebrantar la mies tendida en la era, y separar el grano de la paja. El método primitivo consistía en varear las espigas o pisotearlas con las bestias. después este método fue sustituido por la trilla.

La trilla es la acción de trillar. se tritura la paja a base de pasar el trillo sobre ella una y otra vez.

Un refrán: " Trillar mojado, limpiar sin aire y comer sin ganas las tres jeringas de la tía Juana"
Una vez estaban los haces en la era se extendían en círculo. Se quitaban las lías (cuerdas) o los vencejos (Lazo de la misma mies con que a veces se ataba el haz) y se empezaba a trillar. " Entre hoz y vencejo se come el trigo añejo"

Según fuera la parva de grande así era el número de parejas que entraban trillando en la misma parva. Normalmente eran tres o cuatro parejas de bueyes o vacas las que trillaban. En Morille se usaban poco las caballerías, aunque a veces se utilizaban alguna mula, yeguas o caballos en pareja o solos. Pero no era lo habitual. Se solía decir: "trillar con burros, cagar la parva".

Normalmente los que trillaban eran niños o niñas (trilliques) y alguna mujer. Los hombres entre tanto hacían otras faenas. Así que ahí estábamos nosotros subidos en los trillos y conduciendo las parejas; vuelta va y vuelta viene. Recuerdo que al principio era muy entretenido, pero cuando llevabas un rato se hacía monótono y pesado. Además había que aguantar el calor. Íbamos de pie o sentados en una tajuela o piedra y con la vara en la mano. Las piedras se ponían en los trillos para que estos tuvieran peso y se triturara mejor la mies.

Cuando se estaba un buen rato trillando la mies se iba aplastando; entonces empezaba la faena de tornar. Mientras nosotros seguíamos trillando, los mayores cogían las horcas (casi siempre de madera) y comenzaban a darle la vuelta a la mies. Las parvas se tornaban varias veces hasta que se acababan de trillar.
(Agosto de 1981)